Saturday, November 24, 2012

TRADUCCIÓN DE YASSIN KAOUD POEMA DE NIZAR QABBANI

TRADUCCIÓN DE YASSIN KAOUD
NIZAR QABBANI

¿Me amas siendo yo ciega ...
Ella le dijo: ...
¿Me amas siendo yo ciega ...
En este mundo hay muchas chicas ...
Dulces , hermosas y emocionantes...
¿ Usted no es más que un loco …
O tienes lastima por las ciegas…
Dijo, pero yo te amo cariño…
No quiero de esta vida…
Más que seas mi esposa…
Dios me ha bendecido con dinero…
Creo que tu curación no es imposible…
Ella dijo que si me devuelves la vista…
Te acepto como mi destino…
Y pasaré mi vida contigo…
Un día llegó de prisa…
Felicidades encontré un donante
vas a poder ver todo lo que Dios ha creado…
Cumplirás tu promesa conmigo…
Y serás mi esposa…
El día que abrió los ojos…
Estaba de pie, sosteniendo su mano…
Cuando ella lo vio gritó…
Tú también eres ciego...!!??
Exclamó su mala suerte…
No te aflijas mi amor…
Usted será mis ojos y guía…
Cuando serás mi esposa...???
¿dijo yo me casaré con un ciego…!!!
Hoy que puedo ver…!!!
Él lloró...
Dijo perdóname…
¿Quién soy yo para que te cases conmigo…
Pero antes de que me dejes…
Quiero que me prometas…
Que cuidarás bien de mis ojos…

Saturday, November 17, 2012

Los tiempos jubilosos por VIOLETA LUNA ( Ecuador, 1943)



Los tiempos jubilosos

1
Aunque la piel se gaste
yo quiero despertar y hallarte cerca,
contigo amanecer día tras día.
Yo quiero detenerte,
quedarme en tu mirada para siempre.

2
Y cuando caminemos
y el aire nos divida
o se atraviese el miedo
serán tus ojos únicos
los que me den la mano.

3
Nos habla esta ciudad
con un idioma de alas y barcos,
esta ciudad de Seatle
en donde resucitan los recuerdos.
Esta ciudad azul
tiene un costado ardiente
y tiene mil esquinas
en donde se han amado nuestros pasos.

4
Hoy puedo agradecerte
por esta mariposa de placer,
por esta gota ardiente
que pones en mi piel alucinada,
por esta luz de fresas
que traes en la punta del silencio.
Te doy amor las gracias
por este nuevo vino que me ofreces.

VIOLETA LUNA ( Ecuador, 1943)

Los pájaros no aman por JOSÉ ANTONIO MASOLIVER España, 1939





Los pájaros no aman


Los pájaros no aman
pero cantan
canciones que sí amamos
son de amor.
En el bosque de las mimosas
el polen perfuma
tu cuerpo.
Amar es una herida
de luz.
Vivimos un instante
de góndola y peces
dormidos.
Despertamos en el dolor.
Tus ojos son
dos corazones, dos
ánforas de bálsamo.
En el céfiro de los heliotropos
tu corazón es una dádiva.
Las flores no aman
pero iluminan el amor
y lo decoran.

JOSÉ ANTONIO MASOLIVER España, 1939

LOS PÁJAROS DIVINOS ALFREDO ARVELO LARRIVA (Venezuela, 1883 – 1934)
































Los pájaros divinos

Júpiter -que en el cielo del Paganismo asoma
con el supremo brillo de la más noble estrella-
de un cisne se depara la forma blanca y bella
por que Leda le embriague de su carnal aroma.

El Espíritu Santo -que la Iglesia de Roma
consagra en la trimurti donde su Dios destella-
por gozar el aroma de la núbil doncella
viste la forma bella de nítida paloma.

¡La paloma y el cisne! ¡Siempre el blancor alado,
siempre el albor con alas, en inefables curvas,
propicio a los misterios del divino pecado!

¡Oh cisnes y palomas! ¡Oh pájaros propicios
al Dios en celo! Adoro lo que ignoran las turbas
en vosotros: el alma de los sumos fornicios…

ALFREDO ARVELO LARRIVA (Venezuela, 1883 – 1934)

LIGERO COMO EL CANTO QUE NO ACABA…JOSÉ CARLOS CATAÑO (España, 1954)


































Ligero como el canto que no acaba…

Ligero como el canto que no acaba
Se ondula tu recuerdo en el verbero.
Regresa y es el mismo.
Despierto y no es un sueño,
A tu vuelta inocente encadenado.
La voz no sabe lo que canta.
Tallas mi vida y no lo advierto.
Hablo,
Y siempre ignoro de quién hablo.

JOSÉ CARLOS CATAÑO (España, 1954)

LAETITIA IN UMBRA POR ADRIANO M. AGUIAR (Paraguay, 1864-1912)





Laetitia in umbra

Odalisca de harén que me enamora,
la hora de su cita es la que aguardo
para aspirar la esencia embriagadora
de su carne, olorosa como nardo.

De sus ojos la llama abrasadora
me enardece, punzante como un dardo,
ya su cuerpo de diosa triunfadora
le rinde parias mi laúd de bardo.

De la noche en la sombra misteriosa,
en el muelle diván color de rosa
le brindo mis caricias, mis excesos;

y turbando el silencio de la alcoba
en nuestras bocas, que el placer arroba,
estallan, resonantes, nuestros besos.

ADRIANO M. AGUIAR (Paraguay, 1864-1912)

LAS MEDIAS BLANCAS ISLA CORREYERO ( España, 1957 )



































Las medias blancas

Tengo unas medias blancas de encaje que me pongo
cuando me visto el traje negro de los recuerdos.
Son unas medias finas, hambrientas de fantasmas
que hacen juego con los pájaros interiores, oscuros.

Las piernas, penetradas por estas bocas blancas,
levemente se abren con signos vegetales.

Los hilos amanecen mi piel,
brotan, perdiéndose, entre los elevados pensamientos más íntimos.

En derredor: imágenes de ocupación pelviana,
soberbias latitudes desde el puente atestiguan
la entraña y las enaguas levantadas al vuelo.

¡Qué holgada está la tela de la falda de flores,
la rodilla suavísima con olor a naranjas!

Por los muslos se agrandan los dibujos henchidos,
son copos invisibles calcinando altas cumbres.
Me infunden sobresaltos, me clavan dulces flechas,
tan finas son las mallas que saltan los engarces
y hasta el ocre desierto los poros me rezuman
feroces desatinos, presagios entreabiertos.

Siento flores y manos crecer entre las piernas
y más arriba el musgo
tapando el azulón vellón de la albufera.
No podría ponerme estas medias sabiendo
la gracia que se esconde, generosa, en tu boca.
Espumosas persisten, sin causa me rodean,
temibles de tu roce, sin fatiga,
explorando.

ISLA CORREYERO ( España, 1957 ) 


 

LAS DONCELLAS OTTO RAÚL GONZÁLEZ (Guatemala, 1921)



Las doncellas

Una doncella tendida es un continente virgen

o un inviolado bosque rodeado de misterio.

Hay en la cabellera pájaros encendidos

como a la orilla de los ríos sagrados,
la cabellera de árbol-de-la-noche-triste.

Un enjambre de besos tiembla sobre su rostro

igual que las abejas sobre el rostro del nardo.

Las manos, donde aprende caminos la fragancia,

acuerdan los antiguos incensarios de barro.

Los hombros tienen la suavidad de los helechos

y el brillo de los astros anónimos y puros.

Resbala en las cadenas de opulentos contornos

el peligro de seda de las panteras negras.
El mármol desvaría columnas en los muslos
y el ónix se enloquece de límpidas arcadas.

en los pequeños lagos detrás de las rodillas

las libélulas soplan las flautas de los lirios.

Y en los tobillos de oro la música reviven

el espectro remoto de danzas primitivas.

Inmóvil y desnuda es sagrada como los bosques.


OTTO RAÚL GONZÁLEZ (Guatemala, 1921)

Friday, November 16, 2012

POEMAS A UNA MUJER: CUANDO NAZCA DE NUEVO (UTOPÍAS)

Poemas a una Mujer: Cuando nazca de nuevo (utopías)

De PARA MIS AMIGOS POR FANNY JEM WONG


Cuando nazca de nuevo de éstas muertes que llevo
corriendo como alfiles por el tablero del tiempo
mientras se rompen los relojes de las tardes,
un otoño de espinas en mis montes eternos,
y la tierra me muerda las mochilas del alma
y la brisa me arranque de su seno materno.
Te buscaré en la rostro de los niños hambrientos,
en los ojos del mendigo que duerme sereno
sobre las grises veredas que el alba
le fue armando en sus infiernos
Cuando nazca de nuevo de ésta muertes que llevo
hurgaré los corazones de los pobres guerreros
para pedirles la paz de nuestro triste universo
¿Para qué matarnos entre hermanos?
¿Para que tener el mundo en duelo?
Cuando nazca otra vez, de tantas muertes que llevo
Te buscaré para amarte como te amé primero
aquellos años, en que los años, no dolían en el pecho
Para besarte entre cien lunas de cien cielos
y navegar en escarabajos hasta el umbral del recuerdo
Para mirarte exacta, como miran los ciegos
con el tacto preciso que se dibuja en tu cuerpo
Para gritar “Amor”, amor de humano completo
sin malicias, sin egoísmos, sin celos.
¡Ay! Mujer, cuando nazca de nuevo
en el frutal de la vida donde cuelgan los sueños
te traeré la dulzura que te negaron mis miedos,
y caminaremos gritando con lo mejor del silencio,
ese silencio que sellan nuestras bocas en el beso,
ese silencio augusto del gemido del deseo.
Caminaremos mirando la sonrisa de los pueblos,
y ya no tendremos frío, ni hambre, ni miedos
Solo un mundo para todos, sin llanto, sin recelos
Sin fronteras ni naciones, sin injurias ni despechos
Engendraremos muchos hijos a las orillas del río
bajo la luna enamorada de los espejos del cielo.-
¡Ay! Amor, espérame en el muelle
desnuda de congojas, para armar un nuevo mundo
cuando nazca otra vez, de tantas muertes que llevo.-

Walter Faila

CITAS ,FRASES , PENSAMIENTOS Y POEMAS ILUSTRADOS
















CITAS ,FRASES , PENSAMIENTOS Y POEMAS ILUSTRADOS