Saturday, October 20, 2007

MOMENTOS POR FANNY JEM WONG

 
MOMENTOS

I
El Nacimiento: Llegas Indefenso


Pequeño milagro que vienes al mundo, maravilla de vida
Eres arrojado como el navegante a las encrespadas olas
Llegas indefenso, débil, totalmente despojado y desnudo
Incapacitado para defenderte ni tan solo por un segundo.

Llegas a una tierra de luces que aterran con gestos de pesar
Desprovisto de toda defensa, solo tienes por espada tu llanto
Naces, sin garantías de sobre vivencia, menos de felicidad
Llegas pequeño necesitando el abrazo de una dulce mamá.

De un tierno pecho, cargado de mieles y leche caliente
Llegas subordinado a la suerte que te arroja a la luz y grita
Atraviesas corredores estrechos mientras tu corazón revienta
Con dolor, con el intenso el dolor de quien te pare entre quejidos.

Naces sin saber que te depara la incertidumbre del destino
Si la cuna mullida y tibia, el beso amoroso en la frente
O si de repente serás la presa que destroce una jauría de fieras
Quién fuera entonces solo un animal que nace, crece y crece.

Ese no sabe de ambrosías ni caricias, mucho menos de juguetes
No sabe de palabras colmadas de ternura, no necesita un ¡Te amo!
Ni del calor de unos fuertes brazos, ni de la cobija que envuelve
Ni de casonas bonitas, ni de panes dulces o chocolate caliente.

"Una vida digna acompañada de felicidad es lo que esperan de nosotros"

II
La Muerte: Ráfagas De Sufrimientos


Si tan solo pudiera el veneno aliviar el intenso dolor del alma
Si el espanto fuese capaz de ahuyentar los pensamientos
Si la muerte alcanzará esta noche ser la fortuna esperada
Si las tristes miradas en tropeles todas fuesen congeladas
Quizás, solo quizás los espejos dejarían de reflejar mi imagen.

Si tan solo el cuerpo pudiera caer de golpe en el profundo abismo
Si las enfermedades se comieran el tuétano de los huesos
Si tan solo por un segundo las endiabladas esferas pudieran detenerse
Si las desgraciadas penas no fueran terriblemente ácidas
Quizás, solo quizás el alma no recibiría el castigo de la angustia.

Si tan solo pudiera detener el ingrato tiempo entre las manos
Si las olas furiosas no tuvieran esa fuerza descomunalmente vigorosa
Si la vanidad no fuera parte de la insensata y humana razón
Si las ráfagas de miles de sufrimientos no produjeran este frío que quiebra
Quizás, solo quizás allí mí dorada alma se liberaría complacida
Para alcanzar su ansiada ¡LIBERTAD!

"Cada dia que vivimos es una constante lucha por tratar de ser quienes debemos ser"

III
La vida: Bailemos


Diosa blanca enciende los cantos antes que la noche acabe
Danza sobre los lienzos, agítate rítmicamente a los vientos
Se la invitación de Eros, vístete de tules, cúbrete de estrellas
Perfúmate de incienso de sándalo, canela y dulces almendros.

Píntate en los ojos dos grandes luceros, tan azules como el cielo
Esculpe en tu rostro con perlas de nácar la más dulce sonrisa
Bórdate en los labios de rojos rubíes besos ardientes e inmortales
Suéltate los dorados rizos, téjelos de pasionarias y fragantes amapolas.

Diosa de pasiones que enceguecen luce tus mejores galas
Se huracán, tempestad y tormenta pero también se siempre humana
Desborda la copa de plata, rebásala con tu tibia y fiera sangre
Levántala muy alto y brinda por ellos, anuncia por fin el primer baile.

JEM WONG
31.12.05

Friday, October 12, 2007

EPITAFIO POR FANNY JEM WONG

 
EPITAFIO
Suenan tétricas las notas
de la vieja arpa
La luna muestra lo que encierra
en su lado más oscuro
Visto de negro
y el Dios de los vientos
mece enfurecido mis cabellos
Se escuchan "In crescendo"
desazón y penas
notas oscuras,
sangran miserias,
cierro los dedos,
no tienen fuerzas
Velas negras encendidas
alrededor de mi lecho
un cirio rojo quemándome
las entrañas y los sesos.
Sensaciones funestas,
pecho abierto
dagas de fuego
apretadas contra el alma
Ritual necrofílico en el que invoco
destrozar carnes y huesos,
todas las estrellas de mi universo ,
maldita noche dantesca.
El corazón amordazado
grita silencioso, desangrándose
partiéndose en miles de fragmentos
acosado, sin remedio.
Muera esta noche
el absurdo símbolo del amor
Adormecida la mente
se ofusca, se estrecha.
El dolor denso avanza
hacia la conciencia
se desbarata toda luz ,
el cuerpo se hace pesado.
No hay calidez en tus brazos,
no quieres existir.
Ni intimidad para lágrimas y sollozos,
nada se respeta,
todo es profanado ,
burlado …
Mis lunas desorbitadas
saltan de sus orbitas, inflamadas
Un bello ángel cree tener las respuestas
o quizás la llave de oro que abra la jaula
No puede ver que el colibrí
agoniza entre sus manos.
Pobre y tierno ángel
solo puede mirar al ave destrozarse
o abrir la ventana
e imaginar que la libero.
Enredada estoy
maleza putrefacta y oscura
ni siquiera asfixias ,ni asqueas
El antiguo concierto
sigue su ancestral partitura.
El cuerpo se va separando
en pedazos de carnes y huesos
Concierto espeluznante,
noche de muerte
sin resurrección
La preciosa copa yace colmada
sangre coagulada,
cenizas cubriéndome
de los pies a la cabeza,
fría habitación oscura ,
vacía en actitud de olvido.
Cuerdas de tripa humana
gritan su desventura
Hermosas melodías
de marchas fúnebres
Parecieran decir
-No digas amor más nada
Todo debe acabar de prisa
no es tiempo de trinos
¡Duerme, duerme que ya nada existe!
Me tienes muerta atada a un tiempo
que dejo de ser mío.
Hoy solo sé que a pesar
de mil grilletes
me alejaré hacia la cortinas de flores
que a lo lejos llaman.
La caja negra retumba,
escucho y veo gentes
Rostros que ni conozco , dicen
-Ven de prisa
-No escuches más conciertos de mentiras
El pánico pugna por brotar
en grandes borbotones
Estoy vacía
de tanto haberte amado
príncipe oscuro
Ni siquiera tu rostro
he visto en mis sueños,
Ni tu voz me es familiar
cuando el sol se apaga
Solo imágenes amorfas
dicen que fuiste mi amor
Tú , sueño oscuro
me empujas hacia precipicios
Tú , me abandonas
en medio de la oscuridad
sin comprender nada,
como si fuese yo un feto.
No pretendo ser tu dueña,
tampoco tu esclava
Sueños de amaneceres,
inquietantes imágenes
recree en tu mente
hasta incendiar tus cimientes,
hasta reventar de placeres descontrolados
en donde las prácticas sexuales
resultaban consuelos
Días de risas y otros de angustias desmedidas,
de esperas inútiles
en donde se marchitaban
las yemas de los dedos
mientras mi alma se esconde
La maleza ensucia de mentiras lo que oculta
y me hunde cual pantano
en fango ponzoñoso.
Mi alma canta moribunda
sin que me crean
Hoy es noche de concierto
- Vida mía, no luzco de gala
Ni los rizos que tanto amaste
están dorados,
se vuelven blancos
y mi piel morada, muy morada
Me ahogo en mis penas,
desolado veneno amargo
que crece y me mata de a pocos
El concierto de lamentos
rompe los cristales,
mis azules pensamientos
golpean tu puerta
y las ventanas se empañan
sudando sangre negra
Tengo amores por miles,
caricias todas
pero nada me alcanza ,
solo tu amor nefasto,
odiosa fealdad que me hace
prisionera de mis verdades.
La sangre fluye rabiosa
sobre la estola de las ausencias
Llevo los zapatos gastados
por las rocas del viejo camino
Ni siquiera tengo el consuelo
de mis antiguos laberintos,
una fuerte roca partió hace mucho
todos mis espejos,
solo una manta repleta
de azules penas cubren del frío
¡Oh, malditos dioses duermen sobre sus glorias!
Mis huesos crispan,
se destrozan hasta el mismo tuétano
Malditos dioses que retozan
sobre sus nubes y no miran
Mírenme beber mi propia sangre
y morderme las entrañas
Rían jubilosos ante mi degradación,
miren mis ojos perdidos
miren mi fealdad, tembloroso mi pecho,
muerte tangible acercándose al cuerpo.
No necesito la protección
de quienes nunca me amaron
Ni proyectar mi rabia contra nadie,
que no sea yo misma
Hasta que pueda descansar
sobre la tierra húmeda
Hoy solo quiero dejar de ser cobarde
y partir amor
porque solo se muere una vez
y no será contigo.

Jem Wong
26.07.05
(Jemwong)
Reeditado en el 2010