Tuesday, February 10, 2015

ALBIO TIBULO CANTA A DELIA POR MARCO MARTOS


ALBIO TIBULO CANTA A DELIA

Marco Martos

Piérdanse oro y esmeraldas,
antes de que muchachas
como tú, Delia, tan delicada,
derramen lágrimas por mis viajes
y mis beligerancias en el campo de batalla.
Queden los conflictos para Marco Valerio Mesala,
peleando por tierras y mares
para tener en su casa despojos
de valientes antagonistas
y para recibir en las calles de Roma
los honores de todos los ciudadanos.
Prefiero tus cadenas, dama de mis sueños,
y aguardo en tu puerta de apariencia inflexible
tu suprema voluntad de diosa familiar
con todos los poderes imaginables.
No me importa que me digan perezoso,
que no me gustan las refriegas
u otros calificativos más gruesos y deleznables.
Quiero tus besos, aunque estén mezclados
con dolores, la vida es así, nos da sufrimientos,
pero también la alegría suprema
de enfrentarlos juntos por la voluntad
forjada por dos personas que somos una.
Cuando llegue la muerte, con su carro de tinieblas,
nos encontrará como si fuésemos
Venus y Marte, saciados de nuestras caricias y batallas.
Quedemos lejos de banderas y trompetas,
de las heridas que se causan los hombres
en los interminables combates,
que ni el oro ni la plata estén en nuestro horizonte,
ni el poder, ni la soberbia de los miserables,
abyectos y perversos, que nos baste una copa de vino
y un abrazo interminable en la noche de Roma,
en todas las estaciones del año que comienza.
Post a Comment